>Apostemos por la incertidumbre

>”Tirarse a la piscina” no es fácil, suele tener como precedente  una juventud inexperta (la ignorancia es osada) o una necesidad imperiosa, aunque algunos valientes asumen la incertidumbre como lo cotidiano y nos muestran sus frutos cada día. Desde la comodidad de un puesto de trabajo estable en el que a menudo aspiras a un cambio, el cambio es más veces una ilusión para continuar que un deseo real de emprender.

Porque puestos a escoger entre el vértigo de la incertidumbre y lo seguro, con tareas ya conocidas (más o menos) agradables y objetivos (más o menos) claros, lo de dar el salto se hace siempre complicado.
En el momento del salto pones en tela de juicio tus capacidades, cualidades y competencias, el valor añadido que aportarás desde tu independencia, el miedo a la libertad … y entonces saltas y te das cuenta de que el temor al agua fría se ha convertido en placer y que podrás saltar muchas otras veces porque siempre te quedará el recuerdo del placer de nadar en la dirección que has elegido.

Y una vez en la piscina, cuanto mejor sepamos nadar mejor, así que os invito a leer el post de Merxe Pasamontes donde reflexiona sobre emprender y una nueva publicación de Andrés Pérez Ortega para ayudar en el camino de los “agentes libres”.

Fotos de iajoro

Lo más leido

A %d blogueros les gusta esto: